Las marcas amplían su propuesta

Es el mediodía de un sábado soleado en Buenos Aires y un joven ingresa en un local decidido a comprar un par de zapatos que lo tentaron al pasar por la esquina de Avenida del Libertador y Lafinur, pero pocos minutos después terminará sentado a una mesa en ese mismo lugar degustando bruschetta de berenjena y pastas rellenas con espinacas y ricota, una especialidad de la casa.

La escena se repite a diario en el nuevo espacio de Boating, una de las mas reconocidas franquicias de ropa del pais, donde los clientes experimentan un nuevo concepto comercial, en el que se fusiona el mundo del calzado con el de la gastronomía, y en el que desde la vestimenta de los mozos hasta los muebles responden al diseño de esa marca.

Hernán Nassau, responsable de comunicación de Boating, explicó que la idea surgió a partir del contacto entre los dueños de esta marca y los propietarios de Donney, un bar que ya funcionaba en el lugar. «Nos interesó tener presencia en una zona que responde mucho a nuestro target y nos entusiasmó poder darles a los clientes una opción gastronómica», comentó.

Claro que existen otros comercios que explotan este concepto y que fusionan indumentaria con resto-bar o mezclan la pasión por los autos con un espacio en el que se puede comer o tomar un café, entre otras cosas, como la marca de ropa Cristóbal Colón, franquicias en argentina, la casa de ropa Tabla Negra, el Museo Renault y el Audi Lounge.

Gabriela Sarica, dueña de Tabla Negra, una casona de Belgrano R en la que convive el resto-bar con la ropa informal, jura que no copió la idea de ningún otro sitio y cuenta que fue la mejor forma que encontró de unir dos rubros que le interesaban: la venta de prendas y el servicio de comida. «La gente primero no entiende el concepto, pero entra porque le produce curiosidad y luego se entusiasma», destacó.En el resto-bar de Boating conviven los zapatos exclusivos de la marca con una propuesta gastronómica especial

En todos los casos coinciden en que estos emprendimientos no pueden desarrollarse en los shoppings, debido a que es clave la zona que se escoge y es necesario contar con un local de gran tamaño. Todos abarcan más de 300 metros cuadrados y están ubicados en aquellos rincones de la ciudad que responden al target de sus clientes.

Gustavo Sarica tiene a cargo el primer proyecto de resto-bar de la marca de ropa informal Cristóbal Colón, en el barrio de Palermo. Cuenta que la esencia de esta modalidad es brindarle un servicio más al cliente. «Ya conoce la marca y viene en busca de una prenda determinada, pero luego se engancha con la propuesta gastronómica», explicó Sarica. Y agrega que ya se planifica abrir nuevas casas con este concepto.

En el caso de Boating, aunque ya se piensa en abrir nuevos locales en la Capital Federal y el interior del país «si el negocio funciona», no se utilizará la modalidad de franquicia. Nassau dijo que la marca abona un canon mensual a los dueños de Donney, que invirtieron 150.000 dólares en el bar, antes destinado a un target de mayor edad. «Queremos agregar un público más joven, por eso el concepto incluye también una ambientación y musicalización especiales», contó.

Para los amantes de los autos, ya existe desde hace un tiempo el Museo Renault, enclavado en la esquina de Figueroa Alcorta y San Martín de Tours. Allí, los últimos modelos de la automotriz francesa son testigos de desayunos, comidas y cafés que degustan los habitués de la confitería.

No lejos de allí, en Figueroa Alcorta y Tagle, Audi montó un lugar para clientes de la marca y sus acompañantes: el Audi Lounge, un mundo al que sólo acceden quienes presentan la llave de uno de estos autos.

Mundo exclusivo

El Audi Lounge está equipado con la tecnología que el cliente necesita para una reunión de negocios, como cañón de proyección, notebooks , Wi-Fi, teléfono y fax. «Es un living de oficina fuera de la oficina», describió Soledad Sena, responsable de prensa de la marca. Y añadió: «También hay un asistente personal en todo momento».

La propuesta gourmet también está presente aquí. «Hay una carta diseñada exclusivamente con «platos Audi», que llevan el nombre de los modelos o conceptos propios de la marca», indicó Sena, que subrayó que éste es el primer lounge que existe en el mundo. ¿Cuál es el plato más pedido? El Allroad, un sándwich de roast beef, escamas de parmesano, tomates y mostaza de Dijon.

Tag: franchising