Barceló desembarca en China con un socio local que usará su marca

El objetivo es abrir un mínimo de 100 hoteles en la próxima década. Se trataría de establecimientos de entre cuatro y cinco estrellas de las franquicias de capacitaciones y hoteles de Barcelo, tanto urbanos como vacacionales, dentro o cerca de unas 50 ciudades de China. Los primeros proyectos, que Barceló confía haber firmado este mismo año, serían en las principales urbes: Pekín, Shanghái y Cantón. El acuerdo también contempla la cooperación entre ambas empresas para abrir hoteles en Tailandia, Indonesia, Malasia, Filipinas y Australia. De cumplirse estas previsiones, Barceló abriría de media un nuevo hotel en China aproximadamente cada mes en los próximos diez años.

«Se trata de una buena simbiosis: ellos estaban buscando una empresa europea con la que poder colaborar y nosotros queríamos un reconocimiento de nuestra marca en un mercado emisor creciente como el chino», explicó el consejero delegado para el mercado europeo, mediterráneo y norte de África de Barceló, Raúl González. Plateno cuenta con más de 6.000 hoteles de 15 marcas distintas, entre ellas Seven Days Inn, una de las más populares del segmento del bajo coste en China.

Barceló entró por primera vez en China el año 2000 con un acuerdo de gestión de un hotel en Shanghái, pero el propietario rescindió el contrato a los pocos meses alegando que la compañía española «no cumplía los objetivos». «Entrar sin alguien que conozca el mercado es ir de francotirador. Teníamos en la cabeza la idea de entrar en China porque tenemos una vocación global, pero había que encontrar el socio adecuado. Creemos que Plateno lo es», dijo Javier Abadía, director general corporativo de Barceló. La compañía negoció con hasta nueve compañías chinas.

Con los cerca de 100 millones de miembros del programa de fidelización de clientes de Plateno, el grupo familiar mallorquín espera que con esta alianza la enseña sea reconocida por los consumidores chinos y se convierta en una opción preferente cuando estos viajen a países donde la Barceló tiene amplia presencia. Otro objetivo es familiarizarse con nuevos métodos muy desarrollados en China, como la venta a través de dispositivos móviles.El consejero delegado para el mercado europeo, mediterráneo y norte de África de Barceló, Raúl González (en el centro), junto a otros directivos de la compañía y el fundador de Plateno, Alex Zheng (segundo por la derecha)

Teniendo en cuenta que la gestión de los establecimientos estará a cargo de la compañía china en régimen de franchising y que esta se ha especializado mayoritariamente en hoteles de bajo coste, uno de los mayores retos de este nuevo proyecto será mantener los estándares de la cadena. «En un proyecto de este calado vamos a tener que crear un equipo que garantice que se están cumpliendo los estándares de calidad. Habrá que estar muy encima para que no se desvíe», subrayó González.

Desembarco español en el gigante asiático

Convertido en el primer mercado emisor de turistas del mundo y con un sector que crece a tasas anuales de doble dígito, las empresas españolas han empezado a fijarse en un país en el que tradicionalmente habían quedado apartadas. Además de Barceló, Meliá y NH han redoblado su apuesta por China y la región Asia-Pacífico, aunque con fórmulas distintas. NH entró bajo el paraguas de su principal accionista, el conglomerado chino HNA, con la que creó una empresa conjunta a través de la cual aspira a gestionar entre 120 y 150 hoteles en China para 2020.

«Es normal que estén en China y seguramente otros vendrán», asegura Abadía sobre sus competidores españoles. «Cualquier compañía turística que quiera ser global tiene que acabar viniendo a China, de lo contrario acabarás siendo una compañía española o caribeña, pero no global».

Tag: franquicias de indumentaria