prueba de manejo Audi S3 sedán

La mayoría de las veces, manejar un sedán no suena muy emocionante, pero cuando se trata de un alemán y a su nombre se le agrega una S, los neumaticos y cubiertas giraran mas rapido. Manejamos, durante una semana, al Audi S3 sedán y esta es nuestra reseña.

Cambios sutiles, pero importantes
De lejos, el Audi S3 sedán no se ve muy diferente al A3 sedán, pero conforme se acerca y se apecian algunos detalles todo cambia. La versión deportiva de este auto tiene un frente más agresivo y muchos detalles en plateado, como en la parilla y los espejos laterales, rines de 18 pugadas con diseño exclusivo y cuatro tubos de escape que serán las delicias del conductor cuando acelere a fondo. Y, por si alguien no nota estos cambios, el logotipo S3 puede verse alrededor del auto.

Audi se caracteriza por ofrecer atractivos diseños en las luces de día de sus automóviles y el S3 sedán no es la excepción, de hecho, me gustó mucho cómo el LED de los faros cambia de color a amarillo cuando se encienden las direccionales o las luces intermitentes.

Interiores balanceados

Adentro, el S3 es también todo un deportivo. Los asientos delanteros tienen un diseño y forma especial —para brindar un mayor grado se sujeción— y su manufactura y materiales son de primera calidad. Como vimos en el A3, todo el tablero se divide con una especie de moldura de aluminio cepillado que se ve muy bien y contrasta con los tonos negros.

El espacio adelante es bueno, pero atrás no es muy amplio. Creo que cuatro personas pueden viajar cómodamente en el S3 sedán, aunque ya cinco irían más apretados y menos cómodos.

Entre las cosas que destacan dentro del S3 está un volante de diámetro reducido (de los que tienen chata la parte de abajo) que realza su toque deportivo; la forma de la palanca de velocidades, que parece de un auto manual; el diseño de las salidas de aire acondicionado y que todo, absolutamente todo está muy a la mano del conductor.

Audi, sinónimo de tecnología

Dentro de este S3 sedán encontramos un sistema de infoentretenimiento muy completo. Se trata de MMI, se despliega en una pantalla que, de forma llamativa sale y se esconde en el tablero cada que enciendes o apagas el Audi (también puedes presionar un botón para que, aunque estén en marcha, la pantalla quede guardada).

Esta pantalla tiene varios menús, como uno dedicado al teléfono, otro para la navegación y GPS, y uno más para el entretenimiento, desde el que puedes reproducir la música de tu teléfono inteligente, memorias SD, un disco compacto o un DVD. Lo que más me llama la atención es que el S3 sedán cuenta con un disco duro de 11.4GB que te permite almacenar unas 1,500 canciones aproximadamente.

Por otro lado, también tiene un menú muy completo para configurar el auto como tú quieras a través de diferentes modos de manejo. Tienes, por ejemplo, el modo Efficiency, con el que el S3 se configura para usar la menor cantidad posible de combustible y ser amigable con la ecología; después está el modo Confort, con el que tienes un poco más de potencia pero la marcha sigue siendo suave y cómoda; también puedes seleccionar el modo Auto, con el que el S3 reacciona de forma automática a tu estilo de manejo; el siguiente es Dynamic, que convierte a este sedán en una bestia y todo se modifica para entregar el mejor performance y, finalmente, está Individual, con el que puedes personalizar la reacción del motor/caja de velocidades, la dirección, el sonido del motor y el control de crucero adaptativo.

El Audi S3 sedán cuenta con una pantalla secundaria entre el tacómetro y el velocímetro que ayuda a que el conductor tenga algunos datos presentes sin tener que desviar mucho la mirada o se distragia. Entre la información que podemos ver están los datos de la computadora de viaje, el consumo de gasolina, datos del teléfono y el GPS, entre otros.

Como no es táctil, todo lo que sucede en la pantalla principal se manipula a través del control MMI, que tiene una perilla que también funciona como botón para navegar por la interfaz y tiene botones de acceso directo a funciones como el GPS, el teléfono, radio y multimedia. Tiene también otras cuatro teclas que te permiten seleccionar a las opciones que aparecen en la esquina de la pantalla, para que sea más fácil y cause menos distracciones. Sin duda, lo más destacable de este control es que tiene un panel táctil que te permite escribir direcciones en el GPS o números de teléfono mediante tu dedo.

Asistentes para un manejo más seguro

En este Audi la cámara de reversa y los sensores de proximidad son lo de menos, pues cuenta con otros asistentes activos que ayudan mucho, sobre todo cuando se conduce en carretera. Cuenta con control adaptativo de velocidad crucero, con el cual, además de velocidad, fijas la distancia que quieres que el auto mantenga respecto a los otros coches que van adelante y entonces, cuando es necesario, adapta baja la velocidad para mantener la distancia que especificaste. También se incluyó un sistema de preservación de carril, que tú puedes configurar para decidir qué tan intrusivo quieres que sea.

En el apartado de seguridad, el Audi S3 sedán tiene bolsas de aire frontales, laterales, para la cabeza y de rodilla (para conductor y pasajero), además de frenos ABS y programa electrónico de estabilidad, entre otros.

Para acelerar lo sentidos

Lo primero que hay que saber sobre la motirización de este Audi es que, al ser la versión S3, es muy superior a la que tienen los demás modeos A3. El S3 sedán tiene un motor de cuatro cilindros y 2.0 litros TFSI (turbo con inyección directa) que entrega 285 caballos de fuerza, 130 más que el modelo que tiene el motor 1.4 TFSI, que llega a los 150 caballos, y 105 más que el 1.8 TFSI, que tiene 180 caballos de fuerza.

Gracias a eso, y a que se complementa con una caja robotizada de doble embrague S-Tronic de siete velocidades, la experiencia de manejo es adictiva y me resultó inevitable manejar gran parte del tiempo en modo Dynamic. Sin duda, este S3 es capaz de alterar todos los sentidos, ya que manejarlo es muy emocionante y por eso la vista tiene que estar agudizada, el oído atento para disfrutar de los cambios de velocidad y el inevitable ronroneo que se logra con este auto, y el tacto sensible para detectar el camino, sobre todo cuando se maneja en un pista, como lo hicismo con este auto.

De acuerdo con Audi, el S3 sedán puede hacer el 0-100 km/h en alrededor de cinco segundos. Durante nuestras pruebas, el mejor tiempo que logramos fue de 6.7 segundos.

Algo que me gustó mucho fue sentir una verdadera diferencia, en cuanto a comportamiento, desempeño, consumo y confort, entre cada uno de los diferentes modos de manejo. Así, este S3 puede ser tan gentil o bestial como se requiera, todo dependerá de la situación… o de tu mood.

Tag: cubiertas para autos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *