Clásica por fuera, futurista por dentro

¿Es una bota? ¿Una zapatilla? ¿Un zapato?Llámelo bota deportiva. O, simplemente, calzado versátil, que es lo que verdaderamente es. Se llama Chukka y pertenece a la colección Amherst, una de las propuestas clave de Timberland para este otoño. Todavía hace calor, pero antes de que nos demos cuenta el frío estará aquí, así que recuerde: hombre precavido vale por dos.

Es muy bonita, pero ¿qué más?Fíjese en su suela. A primera vista, se parece mucho a las que tienen los zapatos de mujer o de hombre de skate o las botas de baloncesto, pero el misterio, como siempre, es invisible: una suela flexible elaborada en tres capas que hace que se adapte fácilmente a cualquier tipo de suelo y terreno y que cada uno de sus pasos sea estable.

¿Y los materiales?Este modelo está elaborado en piel de alta calidad, pero hay más opciones (por ejemplo, en ante). En cualquier caso, todos los diseños de esta colección se caracterizan por sus líneas minimalistas y sus colores puros. Vale, hay algo de nostalgia en ese cuero levemente envejecido, pero también una visión muy contemporánea del lujo deportivo.

¿Y dónde puedo probármela?En cualquiera de sus tiendas. Timberland acaba de abrir una nueva localización en el número 46 de la calle Serrano, de Madrid, pero hay muchas más opciones, incluida su tienda online.El nuevo modelo de botas de Timberland se llama Chukka y puede encontrarse en la nueva tienda que la marca acaba de abrir en Madrid (Serrano, 46).

La bota imposible de Hood by Air

Shayne Oliver ha vuelto a estar en boca de todos. Los desfiles de su Hood by Air logran remover conciencias. Disgustan, molestan, provocan la risa tonta…pero no dejan indiferente. Ha vuelto a ocurrir en la Semana de la Moda de Nueva York.

Nada es complaciente allí, pero de eso se trata, de agitar el establishment de Nueva York a la que le gusta mucho la apariencia y la perfección. Una ciudad que en su superficie cada vez es más amable, con sus avenidas peatonales, sus bares deliciosos y sus tiendas de diseño, pero que también es más desigual.

Una inquietante bota de cowboy de doble puntera que hacía caminar a los modelos de forma absurda. Un complemento diabólico y provocador que rompe con lo establecido y que ya es viral.

Como el famoso vestido azul y negro, esta bota imposible nos lleva a un callejón sin salida. ¿Nos permite ir en dos direcciones o al contrario nos paraliza? También podemos pensar que Oliver ironiza sobre la vanidad sin límites. Ahora sólo queda por saber si los zapatos llegarán a la calle.

Ahí no acabó la provocación de Shayne Oliver. El diseñador subió el porno a la pasarela de la mano de PornHub, la conocida web pornográfica que patrocinaba su desfile.

El maquillaje también dio que hablar. Las caras de los modelos iban llenas de vaselina. Los maquilladores seguraron que su intención era que parecieran “niños traviesos que se habían metido en líos utilizando los productos del hogar”, la explicación no convenció.

Tag: zapatos mujer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *