Qué impresora elegir según el uso

En el momento de elegir impresora para casa, el costo debe ser el factor de decisión una vez que tengo escogidos múltiples modelos que cumplen con nuestras necesidades principales. Lo que debemos mirar ya antes de adquirir una impresora debe ver con la tecnología de impresión, costo de cada página, velocidad, tamaño, funcionalidad y hasta el tipo de conectividad.

Géneros de impresora por funcionalidad
La funcionalidad de una impresora es la capacidad de efectuar diferentes labores con un solo dispositivo. Atendiendo a esta diferenciación podemos optar por:

Impresora básica: es aquella que limita su uso a imprimir documentos, ya sea con cables o bien de forma inalámbrica.

Impresora multifunción: se refiere a las impresoras que agregan las funciones de escaneado, copia y todavía en algunos casos, fax.

Impresora fotográfica: puede ser básica o multifunción pero destinada singularmente a la impresión de fotografías, admitiendo papel en formato fotográfico, mejor tecnología de impresión, tintas extra con pigmentos de más calidad y una resolución mayor que las básicas o bien multifunción no fotográficas.

Impresora multifunción
Los modelos multifunción son los más rebosantes en el mercado por su versatilidad, y son una tentación por su precio casi idéntico a los modelos más básicos.

Mas no te dejes llevar por este motivo y si tienes presente que no escaneas más que muy ocasionalmente y que los programas de digitalización con una sola foto de tu smartphone han mejorado muchísimo, elegir una multifunción supone que tendrás un modelo de más consumo y más grande por lo general, aunque en los dos aspectos se ha avanzado mucho en los últimos años y podemos elegir ya modelos multifunción muy compactos, como la impresora hp. Si pese a todo la eliges, asegúrate de que la resolución del escáner es la que necesitas (en ppp).

Conectividad y pantalla
La época en que imprimir requería tener físicamente al lado la impresora afortunadamente pasó. Salvo en los modelos más básicos, la conectividad ha llegado al mundo de las impresoras para facilitarnos la labor y poder prescindir de cables.

De las inversiones extra en una impresora, que tenga conectividad WiFi es de las que más aprovecharás y agradecerás con el tiempo
Hoy en día la conectividad más práctica es la WiFi, que se suma a la conectividad bluetooth a fin de que asimismo desde un teléfono móvil y a través de una aplicación, podamos mandar impresiones a efectúa.

Si no tienes un lugar fijo de trabajo, algo habitual con los portátiles por casa, la inversión en un modelo de impresora con conectividad Wifi será de las cosas que más agradezcas. Si además incluye tecnologías para imprimir desde un móvil inteligente, la terminarás utilizando más de lo que pensabas. Busca asimismo que sean Wi-Fi Direct para no depender de un punto de acceso, así como NFC para conectividad directa y sencilla con smartphones.

La pantalla es otro elemento que puede parecer poco importante pero ayuda mucho si nuestra impresora tiene configuración compleja o bien queremos incluso utilizarla sin ordenador u otro dispositivo. Bastará un puerto USB/ranura para tarjetas para conectar una memoria portátil o tarjeta de memoria de forma directa a la impresora y desde allí, sin un PC o smartphone por el medio, poder imprimir un documento o bien imagen.

Otros aspectos
Desde la elección del tipo de impresora que queremos y la conectividad que deseamos, hay otra serie de extras a estimar.

Entre los que más quereremos tener pueden estar la carga automática de papel (práctica si imprimes mucho) desde una zona oculta y en la que colocamos el papel de forma permanente, como la impresión a doble cara para no tener que hacerla manual. También hemos de estar atentos a la calidad de papel admitido (gramaje máximo) pues es un valor esencial en la impresión de fotografías o bien documentos de calidad con papel que incluso desearíamos que fuera de tipo cartulina.

Si charlamos de impresión por inyección de tinta, la capacidad de los cartuchos y precio de los originales y compatibles jamás ha de ser olvidado
Tener la función de doble cara automática puede suponer un ahorro de tiempo y papel pues si no lo hace la impresora de forma automática, es probable que no imprimamos usando las 2 caras del papel por la vagancia de tener que regresar a colocarlo en la bandeja, imprimir por lotes (pares o impares) y además acertar en la orientación en que ponemos el papel. Y cuando al fin lo conseguimos hacer bien, después de muchos ensayo/error, para la próxima vez lo habremos olvidado.

Otro dato asociado a una impresora es el rendimiento de páginas por cartuchos, cifra que, al estar basada en un estándar de prueba y depender de tantos factores, acostumbra a llevar a confusión.

Finalmente no hay que olvidarse de la velocidad de impresión de cada página, dato que todas las impresoras ofrecen si bien para el usuario doméstico, y salvo casos específicos, no es excesivamente determinante.

Tecnología de impresión
Si bien lo hayamos dejado para lo último, la elección de la tecnología de impresión es la resolución más importante que debemos tomar. De ella va a depender el costo final de nuestra inversión en la impresora a medio y largo plazo.

Inyección de tinta
Es la tecnología más habitual en el mercado de consumo. En este género de impresoras hay que fijarse en cuántos cartuchos incluye, la capacidad de exactamente los mismos y como es lógico el coste de los mismos. El mercado de cartuchos compatibles es también clave para ahorrar.

Aquí no debemos dejarnos llevar por la emoción inicial de ver una impresora a un costo bajísimo por el hecho de que quizá entonces terminemos pagando más con los repuestos originales a precio de casi una impresora nueva. Si piensas en cambiar de impresora con cada fin de los cartuchos, no siempre y en todo momento los cartuchos de serie (cartuchos de presentación) son de la misma capacidad que los que compramos entonces, y como es natural piensa en el medio ambiente, gasto y reciclaje de esa impresora.

Si te propones comprar una nueva impresora cuando se te terminan los cartuchos de serie, probablemente hayas hecho una elección equivocada de modelo
En este tipo de impresora es esencial el número de copias que efectuamos. No ha de ser ni muy alta, lo que haría que el costo por página se disparara, mas tampoco bajísima. En este segundo caso, los cartuchos de tinta podrían secarse, aparte de tener que efectuar numerosas limpiezas de las boquillas de impresión, lo que supone una gasto muy importante de tinta en esta clase de impresoras.

Cartuchos de tinta
Si no precisas imprimir a color, en nuestros días tanto para impresiones ocasionales para grandes volúmenes, es más aconsejable optar por un modelo láser monocromo de entrada y bajo coste.

Impresoras láser
Algo más voluminosas que las impresoras de inyección de tinta, y menos integradas en el entorno, las impresoras láser van poco a poco haciéndose un hueco fuera de las oficinas y lugares de trabajo. En el hogar ya es común verlas ya que las que imprimen solo en blanco y negro han reducido sustancialmente su costo.

Si con impresión en monocromo tienes suficiente, no dudes en el momento de elegir una impresora láser tanto si imprimes mucho como esporádicamente
Este género de impresoras no utilizan cartuchos de tinta sino tóner (pigmentos pulverizados) y el costo por página suele ser menor que con inyección de tinta. Si deseamos imprimir esencialmente documentos, ofrecen buena calidad aun en modelo asequibles. En esa gama hallamos eminentemente modelos eb blanco y negro, algo que limita el tipo de impresión que podemos hacer.

Impresoras con tanque de tinta
Una tercera opción alternativa en el mercado de consumo, aparecida no hace mucho, es la impresora de inyección de tinta mas con tanques/depósitos en lugar de los típicos cartuchos. Sus ventajas directas son el costo por copia, que se reduce substancialmente respecto a la inyección de tinta con cartuchos, pues solo debemos recargar con tinta y no adquirir el cartucho completo. Son convenientes para quienes precisan la tecnología de inyección de tinta pero tienen una carga de trabajo e impresión alta, junto con un uso frecuente.

En contra suya juega que son modelos todavía voluminosos por el espacio que debe ocupar el sistema de depósitos, y que la inversión inicial supera bastante la de un modelo de inyección de tinta con cartuchos de afines peculiaridades. En todo caso sería amortizable con un número de impresiones alto, por sobre las cinco mil páginas al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *