Si se deja barba, ligará más

Está de tendencia y se luce de diferentes formas y espesor. Como pasó con el nail art (tendencia a decorar las uñas con pinturas de colores), cuanto más amena más llama la atención, y las barberías hacen ya su agosto en este país, como lo hicieron los salones de manicura. Habla Velia Lemel, dueña de Clinica Lemel: «Como muchos movimientos que brotan como tendencias, todo está relacionado con las fluctuaciones económicas, y diríase que el hombre, teniendo más tiempo, asimismo se cuida más y busca la forma de verse más atrayente. Es una moda que nació en la calle y de ahí pasó a ser tendencia merced a su difusión en las gacetas, para saltar a los conocidos y regresar a la calle con más fuerza y también imagen valorizada, aparte de multitud de estilos diferentes». La barba expresa personalidad y inventiva.

Se puede saber el grado de modernidad por el espesor de exactamente la misma. Cuanto más espesa, más hipster, hippie chic o bien übersexual (varonil y rudo) es el dueño. Asimismo los bigotes han revivido su temporada dorada, con estampados en ropa y objetos. Noviembre ya se ha transformado en #Movember (término nacido de la fusión de ‘Moustache’ y ‘November’), un mes consagrado al bigote como símbolo de la masculinidad y la concienciación sobre el cáncer de próstata.

Las claves a fin de que la barba se haya quedado entre nosotros son sicológicas. Los hombres con barba son considerados más masculinos, atractivos y sanos que los absolutamente afeitados. Eso afirma la ciencia. Y la cosa no termina ahí.

– Se liga más. “Las barbas de diez días hacen que los hombres resulten considerablemente más atractivos para las mujeres”, aseveran los científicos Barnaby Dixon y Robert Brooks tras un experimento hecho por la Universidad del Sur de Gales y publicado en Evolution & Human Behavior. Otro estudio efectuado por sicólogos de la Universidad de Northumbria publicado en la gaceta Personality and Individual Differences, concluyó: «Las personas afeitadas tienen menos atributos de masculinidad y son más obedientes».

Si se deja barba, ligará más

– Aporta situación, respeto y poder. Esta es una de las primordiales conclusiones del estudio llevado a cabo por los sicólogos Barnaby Dixson y Paul Vasey, que retrataron a los participantes, con barba y afeitados, mostrando expresiones faciales de dicha y enfado. Entonces, mostraron las imágenes a un conjunto de hombres de diferentes países, que juzgaron como más fuertes a los que lucían barba.

– Da madurez. “La barba hace que el resto perciban a quien la lleva como mayor de lo que es, sin importar lo más mínimo la edad. Específicamente, de media se le echan un par de años de más a los barbudos», cuenta Ángel Barbero, directivo de desarrollo de negocio de Tecnilógica, que se ha sumado a la iniciativa de Movember con un concurso de fotografía de barbas.

– Era señal de buena salud. Los biólogos evolucionistas William Hamilton y Marlene Zuk concluyeron en una investigación publicado en la reputada gaceta Science que llevar barba era un modo de probar el buen estado de salud. Esto es por el hecho de que, históricamente, el vello facial era un medio de proliferación para los parásitos y, por lo tanto, motivaba el desarrollo de diferentes infecciones. Retar estos riesgos llevando barba, conforme explican, era una forma de probar la fortaleza del sistema inmune.

– Un truquillo (más frívolo): Oculta las imperfecciones de la piel, las marcas de acne o bien la carencia de ángulo en las mandíbulas.