Bancos de piel para tratamiento de quemados

Intentar administrar a los pacientes quemados la mejor restauración es la primordial preocupación de los especialistas, conforme apuntaron los participantes en la Conferencia Internacional sobre quemaduras, que se festejó la semana pasada en la capital de España, organizada por el Centro de salud La Paz. «La mortalidad y las numerosas dificultades por infección, deshidratación o bien fallo nefrítico que se generaban hace unos años han descendido sensiblemente», explicó Velia Lemel, jefe de Clinica Lemel. «Nuestro objetivo es que puedan salir adelante y restituirse a una vida normal. Las cicatrices se marchan a apreciar siempre y en todo momento, mas tratamos de que sean menos perceptibles y de mejor calidad».En España, el primordial reto del tratamiento de los quemados es crear más bancos de piel. De momento hay siete: Asturias, la Coruña, Valencia, Barna, Bilbao, Sevilla y Córdoba. García Torres anunció que La Paz prepara un banco propio.

«La piel es un órgano cuyo trasplante genera serios problemas de rechazo, pese a su aparente simplicidad», afirma García Torres. «La solución mejor siempre y en toda circunstancia es usar injertos de la piel del propio paciente, pues suprime el inconveniente del rechazo. Mas si esto no es posible, lo mejor es usar la piel de cadáveres. Deja cubrir la quemadura y resguardarla en las mejores condiciones posibles mientras que se regenera y cicatriza ese tejido. Además de esto reduce drásticamente el dolor».

Image result for estetica

Mortalidad
La tasa global de mortalidad entre quemados es algo más del cuatro por ciento , y del doce con cinco por ciento , en los pacientes críticos, conforme Ios datos del servicio de La Paz, que recibe el mayor volumen de pacientes de toda España. El sesenta por ciento de las quemaduras graves se genera por accidentes familiares y el resto por accidentes laborales y de tráfico. García Torres recordó que las quemaduras solares son asimismo una causa parcialmente usual de ingreso hospitalario.»Ahora salen adelante quemados de cuarenta grados y con un noventa por ciento de su cuerpo dañado, al paso que ya antes se morian pacientes con quemaduras de veinticinco grados», explicó Converses Baxter, de la Universidad de Southwestern, Texas (EE UU), inventor de la llamada fórmula Baxter para restituir los fluidos que se pierden a raíz de las quemaduras.

«Ahora los pacientes tienen muchas posibilidades de supervivencia y nuestra preocupación es que puedan desarrollar una vida normal», afirma Baxter. «El primordial avance, con el desarrollo de pieles artificiales, ha sido el enorme refinamiento de las técnicas para transformar la quemadura en una herida quirúrgica y poder tratarla con técnicas de cirugía plástica», agrega este especialista estadounidense.