La imprescindible enseñanza del inglés

Es una realidad admitida hace tiempo la generalizada demanda del aprendizaje del idioma inglés, ya sea en el colegio, cursos de ingles, películas , a fin de avanzar tanto en el estudio como en el trabajo. Si consideramos ese requerimiento muy frecuente y creciente, se comprende muy bien por qué esa lengua se ha constituido en una necesidad educativa incorporada a las esperanzas de las familias y a las cuales responden los programas y los contenidos escolares desde el nivel primario de la enseñanza oficial.


En la actualidad, ese logro se observa en los programas en curso de las escuelas de países de América latina, como Chile, Colombia, C. Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay, naciones donde se ha ido afianzando el aprendizaje llevado adelante por una política nacional.

La Argentina, a pesar de contar con geniales centros de formación y de enseñanza oficial en ciertas jurisdicciones, no ha llegado a enunciar una política nacional al respecto, aparte de que en Buenos Aires se haya impuesto como materia obligatoria en el nivel primario. De esta manera ocurre también con Brasil, aunque este país, en tiempos cercanos, ha definido como de carácter prioritario el estudio de la lengua inglesa. No se ha aludido a esa condición «prioritaria» en este país ni tampoco se le ha concedido a su aprendizaje el carácter de un segundo idioma, como en otras naciones de América latina.

No obstante se le reconoce a nuestra enseñanza un carácter de liderazgo en lo que concierne a su calidad y competencia didáctica según el ranking presentado en English first, resultado de una encuesta contestada por personas mayores de dieciocho años. En exactamente el mismo informe se alude a políticas exitosas, como el programa «Inglés abre puertas» de Chile o bien el «Plan Ceibal en inglés» de Uruguay.

Cristina Banfi, gerenta operativa de Lenguas en el Ministerio de Educación porteño, aludió a la tradición histórica que dejó sentada este país por lo que respecta a la enseñanza del inglés, «en tanto que hemos sido los primeros en lograr una formación específica enseñante», dijo y se refirió también al hecho de que, en décadas cercanas, países como Chile, Colombia o bien Uruguay han ido desarrollando programas de enseñanza con criterios actuales asociados a organismos de G. Bretaña y E.U.. En paralelo manifestó que nuestro país encara el compromiso de conciliar la tradición con las nuevas tendencias que se imponen hoy en lo referente a la enseñanza de un idioma, y debe superar la brecha que significa que sólo la mitad de los alumnos del país aprende inglés. Quienes lo estudian pertenecen, en su mayor parte, a familias de mejor poder adquisitivo.

En suma, conforme palabras de Ariel Fiszbein, director del Programa de Educación del Diálogo Interamericano, «la enseñanza del inglés debe formar parte de la visión estratégica del país».

Sabe la tierra
Es obvio que nuestro sistema educativo posee los recursos humanos y la pluralidad de experiencias que le permiten acometer la compañía de actualizar los contenidos y métodos de estudio, generalizar la enseñanza en el país y en los niveles primario y secundario. No es fácil la compañía ni puede ser precipitada su ejecución. Mas es una transición necesaria, viable y deseable de detallar.

Para mas información donde estudiar ingles: http://www.fiskingles.com.ar/