Los Uber roquenses te llevan en moto

El llamado de una joven estudiante del Instituto Universitario Patagónico de las Artes (IUPA) inauguró el servicio. Fue el lunes pasado, precisaba un viaje hasta la terminal de colectivos. Uno de ellos sujetó su motocicleta, fue a procurarla y la llevó. Y con el viaje también puso en marcha el emprendimiento.

Se llaman Denis y Jorge Delgado, tienen 23 y 20 años y son primos. Desde esta semana asimismo socios: son los conductores de los primeros “mototaxis” que circulan en las calles de Roca.

“Los dos estábamos desocupados, no lográbamos nada. Un día dijimos: tenemos las motocicletas, podemos trabajar con eso. Y de esta forma empezamos”, comentó Jorge, quien hace dos meses había renunciado a una empresa de seguridad y hasta el momento no tenía otra opción laboral. Mientras que Denis, trabajador de la construcción, fue suspendido en la firma en que estaba y quería volver a producir ingresos pronto “para ayudar a la familia”.

Los primos viven en barrio Nuevo, no tienen hijos pero sí “muchas ganas de trabajar y no lográbamos dónde”. Dieron forma a la idea y ofrecieron el servicio en Facebook con dos números de celular.

“Enseguida la gente empezó a compartir mucho la publicación, y nos empezaron a expedir Whatsapp para viajes”, contaron los jóvenes que ya trasladaron en sus motocicletas de 125 y ciento cincuenta centímetros cúbicos a los pasajeros desde distrito Porvenir a Los Olmos, de Paso Córdoba al centro y también en distancias más cortas en el radio en el centro de la urbe.

Cobran veinte pesos el viaje de 10 cuadras, treinta pesos las 20 cuadras y para los traslados más largos, van definiendo conforme el caso. “Una distancia desde la zona norte hasta la costa del río saldría cien pesos”, señalaron.

“Tuvimos una buena respuesta de la gente. El taxi es carísimo, le conviene el mototaxi cuando hay una urgencia porque es más asequible y puede llegar más rápido”, destacó Denis, quien ya condujo viajes hasta en la madrugada. “Ha llamado gente cuando sale del trabajo”, aseguran que para que puedan acudir a mitad de la noche es esencial que quien requiera un viaje pida el servicio con anticipación.

“Tenemos un casco para el pasajero, seguro para motos y trasladamos solo a uno por vez”, recalcaron los jóvenes.

En estos días de funcionamiento observaron que “hay muchos imprudentes que manejan y se cruzan, que no respetan a las motos” por lo que resolvieron “cobrar por distancia y no por minuto, porque de esta forma no precisamos ir rápido”.

“Tenemos ganas de lograr la habilitación, tenemos una visión a futuro de que podríamos vivir de esto”, enfatizaron con entusiasmo. Mientras piensan en pegar unas calcomanías a las motos para que la gente pueda identificarlos.

Interesados

La propuesta de los primos tuvo repercusión en Fb, el único sitio en donde los jóvenes afirman ofrecieron el servicio hasta el instante.

Cantidad de personas los conocieron allí e incluso consultaron por la seguridad para el usuario, por servirnos de un ejemplo, si disponían de seguro.

Lo que les llamó la atención también es que recibieron llamados de otras personas desocupados que tienen motocicleta, y que desean sumarse al servicio. “Por ahora vamos a hacerlo nosotros 2, y después vamos a ver si abrimos a añadir más gente”, mantuvieron.