Ultimo Estilo Para Decorar tu Casa

Los tabiques de cristal de aire industrial conquistan la vivienda. ¡Estos son sus motivos! Cómo dividir con un encantador aire retro o ‘factory’

Los tabiques de cristal con perfilería negra permanecen de moda. No entendemos si es por el triunfo del ‘open concept’; por su poder para recrear un ‘loft en una vivienda usual; por su encantador aire retro o industrial; por su capacidad para dividir estancias o interiores de exteriores sin restar metros y permitiendo que la luz circule libremente; por su versatilidad, que les permitió integrarse en ambientes modernos, minimalistas y eclécticos como si fueran parte de dichos estilos.

Por su adaptabilidad que les deja crecer hasta el techo, hacer de medio tabique o ser puerta corredera o abatible; o por ser igual de resultones en una casa de pocos metros que en una XL, como la de esta iniciativa de House Médico. Sea por el motivo que sea, son una de las tendencias de decoración del instante y no poseen intención de ser un capricho pasajero. Halla sus maneras en los domicilios recientes. Es (casi) imposible resistirse a sus encantos.

Son aptos para cada una de las habitaciones

¿Entre la cocina y la sala de estar, el comedor y la cocina o el dormitorio y su baño? Aun cuando solemos verlos en los salones abiertos al comedor o para dividir la ingreso del estar, lo cierto es que tienen la posibilidad de descubrir en cada una de las habitaciones, integrados el baño y la cocina. Inclusive hay mamparas que recrean el aspecto de dichos tabiques ‘factory style’ y añaden personalidad a una ducha a ras de suelo. Tal y como pasa en este plan de Atelier L’Inconnu, donde además, se ha utilizado como puerta para independizar los sanitarios.

Lucen en diversas variantes

Los modelos estándar combinan composición de acero negro con vidrio, lo cual crea un impacto ‘antiguo’, que destila veracidad. No obstante, las variantes modernas tienen la posibilidad de adoptar diferentes materiales, para ajustarse a las condiciones del diseño de interiores.

Por esa razón, la mayor parte de los modelos de en la actualidad son de aluminio, más ligero y con una buena interacción calidad-precio; aun cuando además (de forma menos común) son de PVC o madera, un material más asequible que, una vez pintado y tratado, va a tener un destruido en bruto bastante estético. En esta iniciativa de Cartelle Design, los perfiles se disminuyen a la mínima expresión para no romper la conexión visual del salón comedor con la cocina.

Pueden albergar una puerta

Es el toque final. Instalar una puerta te dejará cerrar enteramente una habitación a medida que te ofrece el espíritu de un ‘loft’ urbano. De esta forma, los ambientes permanecen unidos, sin embargo no revueltos. No solo puede integrar una puerta, o inclusive algunas, sino que además tienen la posibilidad de transformarse en una.

Dependiendo de la configuración y la utilización, el muro de vidrio se puede usar como una sola puerta corredera o se puede optar por integrar puertas abatibles, como en este ambiente de Ercol. ¿La ventaja? Cerradas se fusionan con la composición hasta que se tornan invisibles, dando sensación de continuidad y intentando encontrar aislarse una vez que lo requieren, empero si se abren, todo se vuelve diáfano y extenso.

Dividen sin cerrar

Por esto, lo adoran las viviendas pequeñas, que ven en ellos una forma de dividir sin perder metros, ni visuales ni físicos; empero además han caído rendidas a sus encanto las mayores, debido a que son una buena forma de producir espacios abiertos y libres, empero manteniendo las distribuciones clásicas en medio de las estancias, muchísimo más cómodas para el día a día. Puedes usarlo entre el salón y la cocina, convertirlo en cabecero del dormitorio, hacer de puerta para los sanitarios, de mampara en el baño o jugar con su papel separador en la ingreso

Se incorporan en todos los estilos

Aun cuando cumplen una labor práctica fundamental, no tenemos la posibilidad de dejar de lado sus modalidades decorativas. Luciendo un aire retro o uno puramente industrial, que recuerda sus inicios, combina de forma sencilla con (casi) todos los estilos de decoración recientes. Es una buena alternativa en interiores modernos, minimalistas, eclécticos e, inclusive, en nórdicos como este.

Algunas veces, para que se genere el impacto anhelado, a lo mejor necesitas modificar el material y apostar por la madera en vez de acero o emblandecer su aspecto con blanco. En todos los casos, aporta un toque de carácter presente. Además, combinan bien con toda clase de materiales, a partir de roca hasta ladrillo (un ‘hit’ del ‘look’ industrial) o madera.

Dejan circular la luz

Al ser gigantes tabiques de cristal, comúnmente transparentes, aun cuando además opacos, dejan que la luz natural se cuele entre los diversos ambientes, lo cual por una sección multiplica la luminosidad de toda la vivienda y por otra da luz a las estancias más oscuras, muchas de las cuales no cuentan con ventana. Los vestidores, como este de Schmidt, y los sanitarios son 2 buenos ejemplos, empero además las habitaciones secundarias como despachos o los rincones y huecos ‘muertos’ como el ubicado bajo la escalera. Son un óptimo recurso en estudios o departamentos pequeños para generar un dormitorio luminoso y extenso, debido a la luz que entra por el espacio primordial.

También aíslan

Visiblemente, un tabique de cristal aísla menos que una pared usual, empero esto no supone que no mantenga a raya a los olores de la cocina o el sonido de los invitados en el salón, para que no circulen libremente por toda la vivienda.

Para potenciar sus poderes aislantes, procura que tengan puerta, para que en el instante de guisar o una vez que tengas sesión de cine en el estar puedas cerrarla y generar, de esta forma, una estancia (casi) sin dependencia. En este plan de Freehand Arquitectura, la cocina se cierra con un diseño que aloja 2 puertas correderas, una solución tan estética como servible.

Atrapan el exterior

En su deseo por conectar las estancias de la vivienda y promover las interrelaciones abiertas y la circulación dinámica de la luz, dichos tabiques de cristal tienen la posibilidad de hacer que el exterior forme parte del interior, aun cuando se intente un piso urbano y no una vivienda con jardín.

Para lograrlo o bien despejan las vistas, permitiendo el paso del paisaje o bien recrean esta estética en las ventanas, para que vistiendo a juego la sensación de no fronteras se acentúe todavía más, como muestra este salón de Maisons du Monde.

Se adaptan al espacio

Una vez escogido el tipo de material y se ha definido su localización, debes pensar qué tipo de tabique deseas. Ejemplificando, un diseño que se alarga durante toda la verticalidad de la habitación es ideal para enfatizar la elevación del techo y prolongar visualmente los espacios habitables, como en este ambiente de Scavolini, en lo que uno de 100 centímetros de elevación quedará perfecto en un lugar como el salón.

Sin embargo, si lo instalas en una cocina o un baño, es preferible elevar la base 20- 25 centímetros por arriba de la encimera para disimular los antiestéticos módulos de almacenaje.