¿Viajas en coche esta Semana Santa? Que los gastos no se te disparen

Muchos aprovechan Semana Santa para hacer alguna escapada en vehículo. Los días libres, las vacaciones escolares, el buen tiempo, los festejos religiosos, o bien pasar tiempo con la familia, son ciertos motivos para moverse por carretera durante los próximos días. Son muchos los recorridos medios o largos que se efectuarán en territorio nacional. La DGT prevé quince con cinco millones de desplazamientos a lo largo de los próximos días, un 2 por ciento más que el año pasado.

Poner el coche a punto: el mantenimiento del turismo es preciso en todo instante y, parte del buen cuidado, es asegurarse de que todo está en orden antes de efectuar un viaje. Mira cuándo te toca cambiar los filtros o bien el aceite, aquello que precises reponer periódicamente, para hacerlo si es necesario. Lo aconsejable es que, si el viaje que vas a realizar supone más quilómetros de lo que te falta para alguno de estos cambios, los hagas antes de salir. También es importante valorar el estado de las ruedas y saber si tenemos que cambiarlas o bien si necesitamos adaptarlas al tiempo del destino, especialmente si la opción elegida es la nieve.

Tener el seguro adecuado y usarlo: aparte de tener el seguro del coche –una obligación que marca la ley– hay que conocer su cobertura. Podemos aprovechar este instante para proponernos si el seguro que tenemos cubre las necesidades, dependiendo del uso que le damos al coche. Además, tener en consideración todas las coberturas va a ser fundamental para aprovecharlas y no abonar por algo que cubre nuestro seguro. Si precisamos una grúa en algún momento de las vacaciones tendremos que saber si la puede cubrir el seguro. Asimismo es importante tener localizada la información referente al seguro y el teléfono al que llamar en el caso de incidencia.

Cuidado con las multas: una conducción responsable no solo contribuirá a la seguridad al volante, también evitará gastos imprevistos. Que nos multen durante las vacaciones puede encarecerlas y asimismo dejarnos un sabor agridulce. Las infracciones por superar la velocidad máxima, o por efectuar un mal aparcamiento, pueden evitarse con un poco de atención y paciencia. Asimismo es esencial llevar toda la documentación en regla.

¿Llevamos todo lo que precisamos? Tener lo que sabemos que nos hará falta, y hacer alguna previsión de lo que podría ayudarnos, facilitará que el viaje salga bien, nos ahorrará dinero y tiempo. Lo más habitual es llevar agua para no parar continuamente o algún tentempié según el recorrido que vayamos a realizar. Cobra aún más sentido si hay niños entre los pasajeros. Ciertos objetos pueden ser útiles en caso de algún imprevisible, como las cadenas para la nieve.

Planificar el viaje: lo más esencial para evitar sendas más largas de lo preciso e acrecentar el coste del comburente. No solamente se optimizará el viaje, asimismo se evitarán pérdidas. La planificación va más allá del coche, ya que reservando el alojamiento o bien planeando las comidas, se pueden supervisar los gastos.

Sácale partido a tus tarjetas: las tarjetas son muy cómodas para realizar pagos, singularmente durante las vacaciones, ya que no es preciso llevar efectivo y es una época donde pagamos con más frecuencia (comidas, regalos, alojamiento). Además de esto, pueden ayudarnos a eludir sustos económicos si usamos los seguros que suelen tener. Algunos de los más básicos son los que cubren pérdidas o bien robo mas también hay otros plásticos con seguros de viajes.