Los regalos de los equipos de fútbol a los árbitros

Fernando Roig, presidente del Villarreal, abría una agria polémica al asegurar que los agremiados del partido de su equipo ante el Real Madrid abandonaron el Estadio de la Porcelana con regalos del conjunto blanco. Con el paso de las horas se supo que se trataba de una práctica común entre las escuadras de LaLiga.

Cada uno de ellos lo hace a su forma, y Marca recoge la lista de obsequios que los equipos efectúan al cuadro arbitral. Solo tres equipos quedan fuera: Osasuna, Sporting y Villarreal nunca obsequian a los colegiados. En el polo opuesto, Barna, Espanyol y R. Madrid, que lo hacen tanto en casa como fuera, cuando la costumbre es hacerlo solo como local.

La fórmula más extendida es la de obsequiar a los árbitros con merchandising del club: bolis, pins, banderines… Es el caso de equipos como el Athletic, Atlético, Barcelona, Betis, Celta, Deportivo, Espanyol, Granada y Valencia. Ciertos acompañan esto con una camiseta, como la Real Sociedad, Real Madrid, Sevilla y el Valencia.

Otros equipos se decantan por las fotografías como recuerdo del partido. Así lo hacen Alavés, Las Palmas y Málaga. En lo referente al equipo vitoriano, la oferta se amplía con una caja de vasquitos y neskitos, bombones típicos.

No se trata de la única escuadra que escoge gustar a los trencillas por el estómago: el Leganés obsequia a los árbitros unas pizzas (hace lo mismo con los rivales) para después de los encuentros. Ya antes de negarse a entregar regalos empresariales, el Villarreal daba una malla de naranjas a los colegiados