Estas franquicias están revolucionando sus mercados

Las incorporaciones más recientes a nuestra guía on-line de franquicias representan una de las hornadas más renovadoras en franquicia, con propuestas que contienen un factor disruptivo esencial y que busca explorar nuevas vetas de mercado.

La primera de ellas la hallamos en el segmento de las lavanderías, que en en estos 3 últimos ejercicios ha duplicado el número de establecimientos en España, hasta superar los mil seiscientos locales hoy en día, conforme los datos ofrecidos por la Asociación De España de Fraquiciadores (AEF). Acá irrumpe Telelavo, «la primera lavandería artesanal a domicilio, la primera red de talleres que se ocupa de la higiene del textil, con mimo y profesionalidad, de principio a fin». De esta manera resumen, desde la central, la esencia de un proyecto con un intenso componente renovador. «Nacemos para brindar un servicio óptimo y completo: recoge a domicilio, desmancha, lava, seca, repasa la costura, plancha y entrega en un plazo máximo de cuarenta y ocho horas toda la colada, a lo largo de todo el mes y con un costo cerrado. También se ofrece un servicio mensual para empresas, servicio exprés para ocasiones y un tratamiento individual para prendas especiales como edredones, vestidos de fiesta, alfombras y cortinas».

Sobre esta base, la central ha desarrollado un modelo de negocio que prosigue tres ejes estratégicos fundamentales: un servicio de calidad, bueno, barato y ecológico; investigación y desarrollo constante: veloz rentabilidad de la inversión (recuperación del desembolso en menos de catorce meses).

La franquicia busca emprendedores que apuesten por «un negocio triunfante e innovador», sin precisar experiencia previa. La central ofrece un periodo de formación de un par de semanas al inicio de la actividad y formación continua de técnicas nuevas de lavado y planchado. Aconsejan que el asociado aporte el cuarenta por cien de la inversión.

Otra de las incorporaciones procede de un sector veterano como la belleza y la estética, donde las peluquerías y barberías masculinas apuntan a ser unas de las sensaciones en el corto y medio plazo. Mister A desarrolla un modelo híbrido de barbería, peluquería de caballero y establecimiento deportivo, todo ello con una imagen rompedora.

El término es idóneo para inversores jóvenes -online con la inversión moderada que requiere el negocio-, a quienes se pide que aporten, como mínimo, el treinta por ciento de la inversión en recursos propios.

«El apoyo al asociado quizá sea nuestro punto fuerte número uno. A partir de acá, el emprendedor va a recibir soporte desde la selección del local, la elaboración del proyecto de decoración, la selección inicial y formación continuada de los barberos, hasta la negociación con las marcas líderes para conseguir los mejores costos en productos y, por supuesto, un completo departamento de marketing para lograr los objetivos previstos en cada local».

En exactamente la misma línea de innovación y inventiva encontramos la cadena de restauración Tasty Poke Bar, una de las marcas que está impulsando en este país una nueva tendencia gastronómica que lleva por nombre poke, plato estrella de la cocina hawaiana y consistente en una receta que mezcla arroz, pescado marinado y todo tipo de complementos, que se sirve en un bol.

Debido «al rápido desarrollo», desde la enseña consideran que están dispuestos para «dar un paso más», lo que les ha llevado a comenzar su plan de expansión bajo el modelo de franquicia. Desde la central manifiestan que «poseen varias ventajas a nivel competitivo que ayudarán a este objetivo», entre las que se encuentran: un concepto innovador de éxito, imagen de marca muy potente, gran calidad del producto, apoyo en formación y apertura inicial y veloz ROI.

Esta franquicia de comida hawaiana busca un perfil de franquiciado que «deseé involucrarse en el proyecto y que tenga ganas, ilusión y mucha energía de apostar por un término de negocio de éxito y con gran proyección». Como requisito económico, el asociado debería aportar el cuarenta por cien de la inversión, mientras el pay-back cristaliza en el segundo ejercicio.