¿El Frío Puede Reforzarte o Solo Te Enferma?

  • ¿Mantener la casa caliente es una tranquilidad que nos resulta cara y que no está justificada por causas de salud?
  • ¿Pasar un poco de frío es sano?

Repasamos lo que dice la ciencia al respecto.

Las temperaturas bajan de forma notable, más que nada por la noche. Ya que los precios del gas y la electricidad se permanecen disparando en la actualidad, bastantes personas evitan la calefacción y permanecen dispuestas a pasar frío en sus viviendas.

Para muchas es una necesidad económica, pero varias ven una posibilidad de curtir su organismo con un poco de frío. ¿Tienen razón?

¿Es aconsejable pasar frío en vez de calentarse?

No calentar el piso o la casa a lo largo del invierno no es una elección que se logre conservar un largo tiempo. El frío puede promover la aparición de condensaciones y moho, que es un peligro para la salud.

Por otro lado, seguir estando con una temperatura baja a lo largo de un tiempo prolongado puede influir al cuerpo humano de distintas maneras.

La temperatura del cuerpo debería seguir estando a 37 ºC siempre. El organismo dispone de sistemas para regular su temperatura y nos envía mensajes para que nos comportemos de forma correcta.

La sensación de frío se genera una vez que la temperatura del cuerpo empieza a bajar y su función es que busquemos la forma de calentarnos.

Si la bajada de temperatura se preserva, en el cuerpo humano empiezan a ocurrir una secuencia de cosas. La primera es que los vasos sanguíneos se contraen. Después aparecen otros indicios, como la piel de gallina, los pies y manos fríos, temblores y castañeteo de dientes.

Y todos ellos poseen un objetivo específico. Con la piel de gallina, por ejemplo, los pelos se erizan y se forma un colchón de viento aislante en la dermis para conservar el calor en el cuerpo humano. Temblar es una actividad muscular que crea calor en el cuerpo humano.

Y las manos y los pies incómodamente fríos no son una casualidad, sino una efecto de los mecanismos de cuidado corporal: una vez que hace frío, se bombea menos sangre a las extremidades para mantener calientes los órganos vitales en el centro corporal.

Tener frío no es sano a largo plazo

Un rato de frío puede estimular el organismo, sin embargo mantenerlo no es aconsejable, pues el organismo se debilita. En tu casa no debe hacer tanto frio como para que te castañeteen los dientes. Hay diferencias entre personas, pero como común general se ofrece que en los espacios interiores la temperatura no baje de los 20 ºC.

Varias personas tienen la posibilidad de sentirse cómodas inclusive con 19 o 18 ºC, que podría ser el mínimo aconsejable a partir de la perspectiva de la salud. La finalidad no ha de ser pasearse por casa en pantalón corto y camiseta. En invierno es razonable ponerse un jersey grueso y calcetines mullidos para mantener el calor del cuerpo.

Cómo adaptarse al frío

Varias personas son hipersensibles al frío, lo que puede denotar una falta de capacidad de habituación de su organismo. Es posible enseñarle al cuerpo a acostumbrarse más a temperaturas bajas.

Por ejemplo, tomar unos segundos de ducha fría por las mañanas (al final de la ducha tibia) resulta estimulante para el sistema cardiovascular y provoca que el cuerpo humano aprenda a regular su temperatura. Día a día puedes prolongar la el tiempo de la ducha fría desde los 5 a los 30 segundos.

Otros tips para no pasar frío y curtir el cuerpo humano son:

  • Hacer ejercicio regularmente al aire libre, inclusive una vez que hace frío afuera. Esto fortalece el sistema circulatorio y el sistema inmunitario, pero no olvides utilizar la ropa idónea para eso;
  • Toma comidas y bebidas calientes para conservar el cuerpo a buena temperatura;
  • No bebas alcohol o hazlo solo en pequeñas porciones, debido a que ensancha los vasos sanguíneos y provoca que el cuerpo se enfríe más rápido;
  • Haz deporte frio.