Las empresas de azafatas, en contra de la prohibición de las acciones publicitarias

Empresas que ofrecen servicios de azafatas mostraron ayer su oposición a las medidas anunciadas por el gobierno municipal de prohibición de actividades promocionales durante la Feria. El Municipio de Córdoba quiere terminar en El Arenal con el reparto de convidaciones o bien entradas para las casetas, acciones de divulgación de marcas (en muchas ocasiones son bebidas) o bien la instalación de «photocall» a la entrada de las carpas. El Municipio busca, para combatir el sexismo, eliminar esa imagen de jóvenes azafatas realizando acciones promocionales en el recinto ferial.

La gerente de Fashion Azafatas (firma cordobesa fundada en 1999), Marisol Chacón, defendió que se deberían «buscar soluciones; no consiste en decir de forma radical: “fuera mujeres”». A juicio de esta empresaria de lo que se trata es que «el Ayuntamiento fomentase» que este género de actividades promocionales «las hicieran hombres y mujeres».

Chacón señaló que estas medidas «afectarán a la facturación» de su negocio. «Estamos sin Palacio de Congresos y vienen con estas tonterías», afirmó, patentizando su rechazo a esta resolución. Añadió que también se verá perjudicado el merchandising para empresas. «Repercute en más de un sector», meditó.

Y profundizó en el impacto económico que, a su juicio, tendrán estas medidas. «El que trabaja, gana dinero esa semana. Si no tienen empleo en la Feria, eso es dinero que luego no gastarán», dijo.

Un análisis similar se obtiene en Proymer, firma cordobesa con 3 décadas de vida, delegaciones en la villa de Madrid y Barcelona y que se dedica, entre otras muchas actividades, a acciones promocionales -incluyendo los servicios de azafatas-. Su gerente, Silvia Ramírez, aseguró que «nos parecen mal» las medidas que impulsará el Municipio.

Los negocios que ofrecen servicios de azafatas apuntan el perjuicio económico que padecerán con la resolución
Esta empresaria expresó sus dudas sobre el alcance de dichas medidas. Recuerda que, cuando no se les ha tolerado el reparto de abanicos promocionales -en teoría, no se deben hacer esas acciones promocionales en El Arenal-, han podido hacerlo en las casetas. «No sé hasta qué punto el Municipio va a prohibir eso dentro de las carpas», reflexionó. No semeja que en el interior se vayan a impedir ese género de promociones.

Ramírez señaló que «en Feria en ocasiones contratamos 50 personas y a veces más». «Si hay una prohibición completa, no contrataremos a nadie. Si hay menos trabajo, pues habrá menos beneficios ese mes», indicó.

La gerente de Proymer no se quedó en lo económico. Para ella, las resoluciones adoptadas por el Ayuntamiento «no ayudan a combatir el sexismo». Puntualizó que, «más que el hecho de poner azafatas o no», «sí se deberían controlar» determinados tipos de promociones en las que las mujeres deben ir vestidas «de forma provocativa para llamar la atención de los hombres».

Una mirada desde fuera de Córdoba deja conclusiones afines. Es la de Beatriz Insípida, directiva de Cuentas de Humano Plus. Es una firma con sede en Sevilla, mas que trabaja en Córdoba, como en el resto de Andalucía y España, dedicada a dar servicios de azafatas, modelos, camareros o bien cocteleros. Reivindicó que «no se vaya a una destrucción de empleos», sino que Claudicares fomente un escenario en el que «hombres y mujeres» efectúen estas acciones promocionales.

Lamentó que «se demonicen» esta clase de actividades. Explicó que «la inmensa mayoría de chicas» que realizan este género de trabajos de reparto de invitaciones o promoción de marcas en las ferias están «muy preparadas, ya que están cursando sus estudios universitarios. Emplean ese tipo de trabajos como medio de financiación».

Consideró que el Ayuntamiento no tiene una adecuada visión de estas acciones promocionales: «Hace más años si tenían otro perfil. Ahora, las marcas no desean que se las asocie con ningún menosprecio a la mujer».